Cereales

Son cultivos pertenecientes a la familia Poaceae o Gramíneas que normalmente se explotan en grandes extensiones y cuyos granos se caracterizan por su alto contenido en carbohidratos. Generalmente ese tipo de cultivo tiene un uso agroindustrial. El trigo, la cebada o el maíz, son un ejemplo.

Su adaptabilidad a diferentes suelos y condiciones climáticas ha propiciado su uso extendido en países en desarrollo y desarrollados, desempeñando un importante papel en la vida rural.

Para que la producción sea la esperada, es necesario conocer muy bien las necesidades de cada tipo de cereal, así como la forma y fecha más adecuada para sembrarlos. Son de ciclo vegetativo anual, por lo que se dividen en cereales de invierno y cereales de verano.

El terreno: debe estar en óptimas condiciones físicas y químicas además de cumplir con ciertas especificaciones para obtener buenos resultados. 

La profundidad a la que se sembrará dependerá del tamaño de la semilla, de la humedad del suelo o de las condiciones climáticas

La distancia entre las semillas de ésta dependerá la sana competencia entre las raíces del cultivo o la penetración de la luz. Cuando se utiliza una sembradora se suele variar entre los 10 y los 30 centímetros de distancia.

Los cereales, al igual que los demás cultivos, necesitan un terreno que les aporte los principales macronutrientes (nitrógeno, fósforo y potasio). La cantidad de abono adecuada dependerá de las condiciones en las que se encuentre el suelo. 

Aspectos a tener en cuenta a la hora de elegir un fertilizante:

  • Las necesidades de nitrógeno estarán condicionadas por la especie, la variedad y la calidad de la cosecha. De este modo, a lo largo del ciclo de cultivo las necesidades son distintas y en el caso de los cereales de invierno son más importantes en el ahijado y el encañado.
  • Análisis del suelo para calcular la dosis óptima de fertilizante para una buena evolución del cultivo. Esta dosis debe permitir que la planta se nutra correctamente por lo que no tiene que haber ni excesos ni deficiencias de nutrientes.
  • La “ley del mínimo”: El rendimiento de la cosecha viene determinado por el elemento nutritivo que se encuentra en el suelo en menor cantidad en relación con las necesidades del cultivo. El exceso de un nutriente no compensa la falta de otro.

Es necesario escoger un producto que incluya nítrico, es decir, evitar productos ureico-amoniacales o exclusivamente ureicos, que requieren la transformación en el suelo para que sean disponibles para la planta. 

Soluciones para

Cereales

abono para el cultivo de arroz

Uso de HAF Alfa 30% en cultivo de arroz.

Objetivo

Demostrar la eficacia del uso de los productos con aminoácidos ante situaciones de estrés por herbicida.