Vid

Cuida tus viñedos con los abonos y fertilizantes líquidos para viña elaborados por Grupo Iñesta. Fabricados con materias primas naturales para que tus viñedos crezcan fuertes y den una buena producción.

Recomendaciones del abonado de la viña.

La fertilización del viñedo es compleja debido a la gran cantidad de factores que influyen en la producción. Al ser un cultivo de secano, perenne y leñoso, el abono para la viña se ve más limitado a la hora de actuar.

El abonado de plantación es el que se realiza cuando la vid se cultiva. Consiste en un abonado orgánico, distribuido sobre la tierra y enterrado mediante labores superficiales. Además, se realiza un abonado mineral y se intenta evitar el uso de nitrógeno en el abono de la viña. Esto se hace para evitar posibles pérdidas y el agotamiento de la planta.

Cuando la planta ha crecido, se distribuye el abonado de mantenimiento. Para estimar la dosis de abonado, es importante tener en cuenta que la calidad de la producción ha de primar sobre la cantidad.

El análisis y el diagnóstico foliar son muy eficaces a la hora de detectar desequilibrios nutricionales y racionalizar el abono para el viñedo.

El abonado foliar para la viña consiste en la aplicación de sales solubles de microelementos, ya que son escasos, y se debe compensar su consumo o enmendar posibles desequilibrios.

Fertirrigación de la vid.

La fertirrigación de la vid es la aportación de nutrientes a las plantas de la viña a través del agua de riego. Para realizarla, se deben conocer las necesidades nutritivas de la viña, las características del agua utilizada y las necesidades de la vid a lo largo del ciclo vegetativo.

También es fundamental saber cuál es el estado del suelo y qué cantidad de abono tiene la viña.

Los fertilizantes para la uva más comunes en esta técnica son la aportación de nitrógeno, de fósforo y de potasio.

Las ventajas del uso de la fertirrigación son que el agua y los nutrientes quedan aplicados directamente en la parte del sistema radicular del cultivo, por lo que la absorción del abono líquido para la viña es mucho más rápida. Además, el reparto del abono para la vid se realiza aprovechando la red de riego ya instalada, con lo que los costes del reparto expreso del abono se reducen e incluso desaparecen.

Por último, en caso de que la planta tenga carencia de algún nutriente, el abonado por fertirrigación las suple de manera rápida y eficaz.

Productos recomendamos para el abono de la viña: